El pasado 21 de febrero, el Congreso de los Diputados aprobaba la reforma de la Ley de la Propiedad Intelectual, que introduce importantes mejoras en la lucha contra la piratería digital. El consenso conseguido con esta aprobación señala el camino hacia un Pacto de Estado contra la oferta ilegal de contenidos en internet. Esta ley permitirá actuar contra los infractores anónimos, simplificando el régimen sancionador, aumentando su eficiencia y potenciando la autorregulación.  

Una de las principales ventajas de esta reforma es que cada mejora tiene una justificación en la dinámica misma del procedimiento y, por tanto, va a suponer en la práctica avances cualitativos relevantes. Por ejemplo, concreta con mayor precisión quiénes están llamados a participar en el procedimiento como principales interesados; permite actuar ante los infractores anónimos; facilita la actuación de la Sección Segunda de la Comisión de Propiedad Intelectual de cara a hacer menos complejo el régimen sancionador contra aquellos infractores reincidentes; y potenciará la autorregulación, a través de los códigos de conducta.

Estas mejoras harán que España se posicione a la altura de países como Italia o Portugal, quienes ya contaban con una mayor y mejor protección de la propiedad intelectual en entornos digitales. Síntoma claro y contundente de que se apuesta por enfrentar el problema de los accesos ilegales a contenidos por medio de una defensa sólida de los derechos de propiedad intelectual en el contexto digital.

Para los responsables de La Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos, estas son unas medidas imprescindibles para disfrutar de un ecosistema de contenidos diverso y competitivo. Además beneficiará a los intermediarios, prestadores de servicios y creadores que verán mejor protegidos sus derechos frente al expolio de las empresas y organizaciones piratas que hacen de lo ilegal la base de su fraudulento modelo de negocio.

Fuente: La Coalición